El mundo depende de la tecnología más que nunca antes. Como resultado, la creación de datos digitales se ha disparado. 

Hoy en día, las empresas y los gobiernos almacenan gran parte de esos datos en computadoras y los transmiten a través de redes a otras computadoras. Los dispositivos y sus sistemas subyacentes tienen vulnerabilidades que, cuando se explotan, socavan la salud y los objetivos de una organización.

Una violación de los datos puede tener una serie de consecuencias devastadoras para cualquier empresa. Puede desbaratar la reputación de una empresa al perder la confianza de los consumidores y los socios. 

La pérdida de datos críticos, como los archivos de origen o la propiedad intelectual, puede costarle a una empresa su ventaja competitiva. Yendo más allá, una violación de datos puede afectar a los ingresos de la empresa debido al incumplimiento de las normas de protección de datos. 

Se estima que, en promedio, una violación de datos le cuesta a una organización afectada 3,6 millones de dólares. Dado que las violaciones de datos de alto perfil aparecen en los titulares de los medios de comunicación, es esencial que las organizaciones adopten e implementen un fuerte enfoque de ciberseguridad.

Tipos comunes de ciberseguridad

  • La seguridad de la red protege el tráfico de la red mediante el control de las conexiones entrantes y salientes para evitar que las amenazas entren o se propaguen en la red.
  • La Prevención de pérdida de datos (DLP) protege los datos centrándose en la localización, clasificación y supervisión de la información en reposo, en uso y en movimiento.
  • Cloud Security proporciona protección para los datos utilizados en los servicios y aplicaciones basados en la nube. 
  • Los sistemas de detección de intrusos (IDS) o los sistemas de prevención de intrusos (IPS) trabajan para identificar actividades cibernéticas potencialmente hostiles.
  • La gestión de la identidad y el acceso (IAM) utiliza servicios de autenticación para limitar y rastrear el acceso de los empleados a fin de proteger los sistemas internos de entidades malintencionadas.
  • El cifrado es el proceso de codificar los datos para hacerlos ininteligibles, y se suele utilizar durante la transferencia de datos para evitar el robo en tránsito.
  • Las soluciones antivirus y antimalware analizan los sistemas informáticos en busca de amenazas conocidas. Las soluciones modernas son incluso capaces de detectar amenazas previamente desconocidas basándose en su comportamiento.

Tipos comunes de amenazas cibernéticas

  • Malware – Software malicioso como virus informáticos, spyware, troyanos y registradores de teclas.
  • Rescate – Malware que bloquea o encripta los datos hasta que se paga un rescate.
  • Ataques de phishing: práctica de obtener información confidencial (por ejemplo, contraseñas, información de tarjetas de crédito) a través de un correo electrónico, una llamada telefónica o un mensaje de texto disfrazados.
  • Ingeniería social – La manipulación psicológica de individuos para obtener información confidencial; a menudo se superpone con el phishing.
  • Amenaza persistente avanzada – Ataque en el que un usuario no autorizado obtiene acceso a un sistema o red y permanece allí durante un período prolongado de tiempo sin ser detectado.

La ciberseguridad evoluciona constantemente

La ciberseguridad tradicional se centra en la aplicación de medidas defensivas en torno a un perímetro definido. Recientes iniciativas de habilitación como los trabajadores remotos y las políticas de «Bring Your Own Device» (BYOD) han disuelto el perímetro, reducido la visibilidad de la actividad cibernética y ampliado la superficie de ataque.

Hoy en día, las infracciones están aumentando a un ritmo rápido a pesar de los niveles récord de gasto en seguridad. 

Las organizaciones globales están recurriendo a la ciberseguridad centrada en el ser humano, un nuevo enfoque que se centra en los cambios en el comportamiento de los usuarios en lugar de un número exponencial de amenazas crecientes. 

Fundada en el análisis del comportamiento, la ciberseguridad centrada en el ser humano proporciona una visión de cómo un usuario final interactúa con los datos y extiende los controles de seguridad a todos los sistemas en los que residen los datos, aunque no estén controlados exclusivamente por la organización. 

En última instancia, este enfoque está diseñado para identificar anomalías de comportamiento con el fin de sacar a la superficie y priorizar las amenazas más graves, reduciendo los tiempos de investigación y detección de amenazas.